Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

Ventajas de los ventiladores de techo


Los ventiladores de techo ofrecen innumerables ventajas. Aquí te recordamos algunas de ellas:


  • Saludables:

    Todos conocemos el impacto que tiene el aire acondicionado sobre nuestra salud: resfriados, sequedad de las vías respiratorias, etc. Un ventilador de techo no presenta ninguno de estos inconvenientes. No reseca el aire, ni sufrimos una sensación de frío excesivo. Por lo tanto, puede mantenerse encendido durante toda la noche, si es necesario. En verano, un ventilador de techo crea una sensación de descenso de temperatura de 4 grados

  • Fáciles  de instalar:

    A diferencia del aire acondicionado, que requiere la instalación de una unidad exterior conectada a la interior mediante tubos, la instalación de un ventilador de techo es bastante más sencilla y económica. De hecho, el único requisito es que la habitación disponga de un techo apropiado para fijar el ventilador y de un punto de luz en el lugar donde se va a colocar éste.

  • Económicos:

    Aparte del ahorro en el coste de la instalación, la potencia de un ventilador de techo oscila entre 15W y 70W (lo que consume una bombilla!), mientras que la del aire acondicionado está alrededor de 1.300W – 2.000W. La utilización de un ventilador de techo y aire acondicionado conjuntamente puede reducir el consumo de éste en un 40%, ya que el aire acondicionado puede utilizarse menos y a temperaturas más elevadas.

  • Ecológicos:

    Además de un menor consumo, un ventilador de techo no utiliza gases refrigerantes, perjudiciales para la atmósfera. El uso de ventiladores de techo durante todo el verano supone un ahorro de emisión de 300 kilos de C02, comparado con el aire acondicionado

  • Silenciosos:

    Un buen ventilador de techo no produce ruido.

  • Relajantes:

    El lento movimiento de las aspas y el suave flujo de aire inspiran una agradable sensación de calma.

  • Ideales para la habitación del bebé:

    Por los motivos mencionados arriba, un ventilador de techo es especialmente aconsejable para las habitaciones de bebés. Es más, según un estudio reciente de la revista “Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine”, la utilización de un ventilador de techo en la habitación del bebé reduce el riesgo de muerte súbita en un 72%. La razón, parece ser, es que el movimiento del aire de la habitación creado por el ventilador impide que el dióxido de carbono que el bebé exhala al respirar quede “atrapado” a su alrededor.

  • Útiles contra moscas, mosquitos y avispas:

    El flujo de aire creado por el ventilador “incomoda” el vuelo de estos insectos, ahuyentándolos.

  • Decorativos:

    Hay ventiladores de techo con diseños muy elegantes. A diferencia del aire acondicionado, con la instalación de un ventilador de techo de diseño una habitación gana en personalidad.

  • También útiles en invierno:

    Muchos ventiladores de techo disponen de la función “invierno”, que hace que las aspas giren en sentido contrario. Cuando calentamos una habitación, el aire caliente -más ligero- se acumula en el techo y el más frío en el suelo -esta diferencia puede ser de hasta 9º C-. Con la configuración de “invierno”, el ventilador aspira el aire frío situado en la zona inferior de la habitación hacia arriba, forzando la circulación hacia abajo del aire caliente acumulado en el techo. De esta manera, conseguimos una distribución de la temperatura más uniforme y agradable, y ahorramos hasta un 15% en costes de calefacción.

  • Cómodos:

    Instalar un ventilador en el techo es una opción muy cómoda comparada con un ventilador de pie, ya que éste ocupa espacio en el suelo y su flujo de aire no suele llegar a todos los puntos de la habitación. Además, pueden ser accionados con un mando a distancia.

  • Versátiles:

    Un ventilador de techo es eficaz para la mayoría de estancias de una casa.

    -Dormitorios: proporcionan un gran confort. Ideales para la habitación del bebé.

    -Baños: ayudan a secar toallas y paredes, dificultando la aparición de moho.

    -Cocinas: dispersan el calor, humo y olores.

    -Comedor y sala de estar: refrescan y ayudan a que la temperatura sea uniforme en toda la sala.

    -Terraza: ahuyentan los insectos.

»Volver