Lámparas escritorio

Lámparas escritorio Iluminar tu lugar de trabajo o estudio adecuadamente te ayuda a mantenerte concentrado y motivado. Descubre nuestros flexos y lámparas de escritorio ideales para trabajar o estudiar.

Fijar Dirección Descendente

Artículos 25-26 de 26

Página
por página
  1. PEPPER Lámpara pinza 64169
    Precio habitual 46,50 € Precio especial 30,46 €
  2. RETRO Lámpara de sobremesa ref. 20003
    Precio habitual 83,35 € Precio especial 53,01 €
Fijar Dirección Descendente

Artículos 25-26 de 26

Página
por página

Flexos

Una lámpara flexo es un aliado imprescindible para los estudiantes, o en general para trabajar en una mesa de escritorio.

¿Cómo elegir un flexo para estudiar o trabajar?

A la hora de decidirte por un modelo, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Asegúrate que el flexo elegido suministra suficiente cantidad de luz. Recuerda que las lámparas de escritorio son lámparas funcionales que iluminan un espacio de trabajo. Por lo tanto, será necesario evaluar el nivel de luz natural y ambiental que tenemos y la intensidad de luz que necesitamos en la mesa para poder trabajar con comodidad.

  • Valor el espacio de trabajo del que dispones en el escritorio. ¿Utilizas una mesa pequeña con ordenador, documentos o bandejas? En este caso, lo más apropiado será elegir un flexo de base y brazos pequeños (comprueba las medidas del flexo), o incluso un aplique de pared. Por contra, si dispones de un escritorio amplio, la mejor opción será un flexo de brazo articulado para poder ajustar la posición de la luz cómodamente.

  • Recomendamos que esta luminaria tenga una luz blanca natural que ronde los 4000k y deberás colocar la lámpara en el lado contrario por donde escribes, es decir, si eres diestro colocarlo en el lado izquierdo y si eres zurdo en el lado derecho.

Iluminación general de la estancia

La iluminación general de la estancia debe planificarse cuidadosamente, para no crear reflejos ni sombras molestas. Si vas a trabajar mucho con el ordenador, la mejor solución es la luz indirecta: instala downlights en la pared (a 2 m del suelo aproximadamente para un techo a 2,4 m) que iluminen el techo. También puedes instalar puntos de luz escondidos en la parte superior de muebles, o bien en estanterías, que darán un efecto cálido a la habitación.

Si tu espacio de trabajo es reducido, por ejemplo una mesita en el rincón de la cocina, puedes maximizar el espacio de trabajo utilizando una lámpara fijada en la pared.