La vuelta de los ventiladores de techo

Un ventilador de techo añade estética y comfort

Los ventiladores de techo son una opción muy recomendable para las necesidades de climatización de un hogar. Aunque no enfrían el aire, sí que producen una sensación térmica de descenso de temperatura de unos 4 grados en verano. Pero hay un detalle poco conocido: también pueden utilizarse en invierno! Con la función invierno -que no es más que la inversión del sentido de giro de las aspas- el aire caliente atrapado en el techo de la habitación recircula y se mezcla con el aire más frío de las capas bajas, con lo que la sensación es más agradable y además contribuye a ahorrar en gastos de calefacción.

Una vez superado el “boom” del aire acondicionado, quizás ha llegado el momento de reflexionar y valorar si no estamos abusando de él. Y es que en muchas situaciones, un ventilador de techo constituye la opción más conveniente, además de ofrecer innegables ventajas que cabe recordar:

  • Económicos: tanto en coste de adquisición como en coste de funcionamiento
  • Saludables: muy recomendables en habitaciones de bebés!
  • Silenciosos: eso sí, hay que comprar una marca de prestigio. Dos de las marcas más conocidas son: ventiladores Faro y ventiladores Hunter -estos últimos están considerados el Rolls-Royce de los ventiladores de techo!-
  • Fáciles de instalar: no hay que instalar máquinas pesadas y ruidosas en la fachada del edificio
  • Ecológicos: sin gases contaminantes y con un consumo muy bajo
  • Estéticos: hay diseños tanto clásicos como contemporáneos que -a diferencia del aire acondicionado- constituyen un elemento estético muy atractivo.