Distintas habitaciones, distintos tipos de iluminación

En una casa, cada estancia tiene una función, y ésta determina el tipo de luz adecuado. A continuación hacemos un pequeño repaso de los distintos espacios y la iluminación que requieren:

  • Recibidor: debe ser acogedor. Lámparas de techo, de sobremesa y apliques de pared proporcionan este tipo de ambiente.

  • Las lámparas de sobremesa aportan calidez a la sala de estar
    Las lámparas de sobremesa aportan calidez a la sala de estar

    Sala de estar: aquí es importante trabajar por capas, que puedan ofrecer distintas iluminaciones según los distintos usos a lo largo del día. Utiliza downlights de techo para iluminar distintos focos de atención -objetos de arte, detalles arquitectónicos, espejos-. Iluminar cortinas o persianas evita que se creen espacios sin luz, cuando éstas se cierran por la noche. Las lámparas de sobremesa y colgantes son esenciales para obtener una atmósfera acogedora. Mejor pocas lámparas y grandes, que muchas pequeñas.

  • Cocina: lo ideal es combinar la luz práctica con la decorativa. Utiliza lámparas empotrables de techo -o empotradas debajo de los armarios de pared- para iluminar las áreas de trabajo sin que te hagas sombra, y una lámpara colgante original para dar un toque decorativo.

  • Comedor: requiere de una iluminación a media altura. Lo más natural es utilizar apliques de pared, iluminacuadros y lámparas de sobremesa. En cuanto a la mesa de comedor, puedes usar empotrables de techo y/o una lámpara colgante.

  • Dormitorios: la mayoría del tiempo son espacios que necesitan poca luz, excepto para tareas como limpiar y hacer maletas, por ejemplo. Por lo tanto, una combinación de apliques de pared y un plafón de techo discreto con luz regulable puede ser adecuada. Es esencial disponer de buenas lámparas de lectura -fijadas en la pared o de sobremesa-.

  • Baño: requiere de una iluminación práctica y sin sombras -ver artículo sobre cómo iluminar un espejo de baño-, aunque también luz atmosférica si también es un espacio de relax. Esto último puede conseguirse con luces escondidas detrás del espejo, objetos o muebles.

  • Trastero: la mejor opción son tubos fluorescentes o bombillas de bajo consumo -fluorescentes compactos- que proporcionen una luz brillante, nítida y eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *