Jean Luis Domecq: la lámpara “Loft”

Lámpara Loft de Jieldé con varios brazos

Lámpara Loft de Jieldé con varios brazos

Nos encontramos a finales de los años 1940s. De manera parecido a lo que ocurrió con George Carwardine, el inventor de la lámpara flexo, -ver artículo en este blog- el industrial francés Jean Luis Domecq (1920-1983) no encontraba una lámpara adecuada para los trabajadores de su taller de piezas mecánicas.

Después de varios intentos y prototipos, finalmente en abril de 1950 llega a un diseño definitivo: una lámpara sencilla, robusta y articulada, capaz de adaptarse a todas las estaciones de trabajo del taller. El éxito es tal que durante los dos siguientes años Domecq se dedica a preparar la producción en serie de su invento. Es más, en 1953 crea una empresa con el fin exclusivo de lanzar al mercado su lámpara: había nacido “Jieldé” (de sus iniciales).

La lámpara, bautizada inicialmente con el nombre de “Standard”, ha evolucionado a lo largo de los años, y durante los 1990s -ya fallecido Domecq- sus sucesores ampliaron su uso fuera del contexto industrial, con nuevos diseños para sobremesa, pie de salón y aplique de pared, en diversos colores y con varios brazos. Así, la “Standard” pasó a llamarse “Loft”.

Hoy en día, las lámparas de Jieldé, que le empresa sigue fabricando en Lyon (Francia), están reconocidas como iconos del diseño industrial francés. Se pueden encontrar en tiendas de lámparas online por unos €500.

Distintas habitaciones, distintos tipos de iluminación

En una casa, cada estancia tiene una función, y ésta determina el tipo de luz adecuado. A continuación hacemos un pequeño repaso de los distintos espacios y la iluminación que requieren:

  • Recibidor: debe ser acogedor. Lámparas de techo, de sobremesa y apliques de pared proporcionan este tipo de ambiente.

  • Las lámparas de sobremesa aportan calidez a la sala de estar

    Las lámparas de sobremesa aportan calidez a la sala de estar

    Sala de estar: aquí es importante trabajar por capas, que puedan ofrecer distintas iluminaciones según los distintos usos a lo largo del día. Utiliza downlights de techo para iluminar distintos focos de atención -objetos de arte, detalles arquitectónicos, espejos-. Iluminar cortinas o persianas evita que se creen espacios sin luz, cuando éstas se cierran por la noche. Las lámparas de sobremesa y colgantes son esenciales para obtener una atmósfera acogedora. Mejor pocas lámparas y grandes, que muchas pequeñas.

  • Cocina: lo ideal es combinar la luz práctica con la decorativa. Utiliza lámparas empotrables de techo -o empotradas debajo de los armarios de pared- para iluminar las áreas de trabajo sin que te hagas sombra, y una lámpara colgante original para dar un toque decorativo.

  • Comedor: requiere de una iluminación a media altura. Lo más natural es utilizar apliques de pared, iluminacuadros y lámparas de sobremesa. En cuanto a la mesa de comedor, puedes usar empotrables de techo y/o una lámpara colgante.

  • Dormitorios: la mayoría del tiempo son espacios que necesitan poca luz, excepto para tareas como limpiar y hacer maletas, por ejemplo. Por lo tanto, una combinación de apliques de pared y un plafón de techo discreto con luz regulable puede ser adecuada. Es esencial disponer de buenas lámparas de lectura -fijadas en la pared o de sobremesa-.

  • Baño: requiere de una iluminación práctica y sin sombras -ver artículo sobre cómo iluminar un espejo de baño-, aunque también luz atmosférica si también es un espacio de relax. Esto último puede conseguirse con luces escondidas detrás del espejo, objetos o muebles.

  • Trastero: la mejor opción son tubos fluorescentes o bombillas de bajo consumo -fluorescentes compactos- que proporcionen una luz brillante, nítida y eficiente.

Breuer, Heifetz, Watrous y el prestigio de las lámparas modernas

En 1949 se celebró una exposición un tanto especial en el Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York. Esta incluía una casa proyectada y decorada por el prestigioso arquitecto hungarés del movimiento Bauhaus Marcel Breuer, conocido también por el diseño de la famosa silla B3 o “Wassily” (ya que Breuer fabricó un duplicado del diseño final para el pintor Wassily Kandinsky). El objetivo era crear un modelo de vivienda para la clase media moderna, y el evento atrajo una enorme atención de público y prensa.

Sin embargo, había un detalle que no pasó inadvertido: la casa no incluía ni una sola lámpara. Breuer afirmaba que no encontraba ninguna lámpara moderna bien diseñada, y optó por iluminar la casa únicamente con luces funcionales, que formaban parte de la estructura.

En este punto entró en escena Heifetz, propietario de New York’s Heifetz Manufacturing Company, una empresa dedicada a la fabricación de lámparas. Heifetz era de la opinión que la iluminación integrada era “plana y estática” y que nada podía reemplazar la calidez y atractivo de un buen diseño de lámpara. Heifetz asumió como un reto las palabras de Breuer, hasta el punto que en 1950 organizó junto con el MOMA un concurso nacional de diseño de lámparas. Heifetz quería probar que era posible fabricar una lámpara funcional y al mismo tiempo decorativa, y el concurso ofrecía una oportunidad perfecta para cambiar las percepción que Breuer y otros puristas tenían de la iluminación doméstica.

Extracto de las bases del concurso de lámparas organizado por el MOMA en 1951

Extracto de las bases del concurso de lámparas organizado por el MOMA en 1951

La respuesta fue abrumadora: se presentaron casi 3.000 diseños de más de 600 competidores de todas las partes de EEUU. Uno de los modelos premiados, y el único que el MOMA conserva en su colección permanente, fue el diseño de Gilbert Watrous: una original lámpara de pie con base en forma de trípode y una esfera de acero magnetizado que permitía colocarla en múltiples posiciones.

Lámpara de pie de Gilbert Watrous

Lámpara de pie de Gilbert Watrous

Parte del premio fue que Heifetz asumió la fabricación de los diez diseños finalistas. Incluso Breuer, quien formaba parte del jurado y que quedó muy satisfecho con los resultados, realizó varios pedidos para sus clientes. Las lámparas ganadoras fueron incluidas en la exposición de lámparas del MOMA en 1951 y se vendieron en tiendas emblemáticas como los grandes almacenes Macy’s de Nueva York.

Al final, Heifetz había cumplido su objetivo: las lámparas modernas habían ganado prestigio.

Cómo iluminar un espejo de baño

¿Cómo iluminar un espejo? Quizás ésta sea una de las preguntas más frecuentes que nos hacemos cuando queremos mejorar la iluminación de nuestro hogar.

Para iluminar adecuadamente un espejo de baño es necesario combinar lámparas de bajo voltaje en la parte superior con lámparas de 220V a ambos lados -a ser posible en circuitos separados, para poder regular la cantidad de luz-. La posición de la lámpara superior es clave para evitar sombras molestas. El objetivo es iluminar el espejo, y que éste refleje la luz sobre nuestro rostro.

Iluminación de un espejo con una lámpara halógena superior y lámparas laterales

Iluminación de un espejo con una lámpara halógena superior y lámparas laterales

Una buena manera de conseguirlo es situar un downlight en el techo, en línea con el borde de la encimera o lavamanos, enfocao al espejo. Si el espejo es ancho o necesitas mucha luz para maquillarte o afeitarte, puedes instalar dos luces separadas unos 60-80 cm y enfocadas en ángulo al centro del espejo.

Normalmente esta lámpara superior ofrecerá un nivel de luz correcto, pero con sombras debajo de la nariz y el mentón. Para anularlas, utilizaremos lámparas de bajo consumo a ambos lados del espejo que creen una luz intermedia y que de paso suavizarán también los tonos de la piel. Unos apliques de pared con pantallas tubulares de cristal satinado serán una buena elección.

Otra opción muy atractiva es instalar una luz lineal de bajo voltaje o una tira de LED empotrada siguiendo el perímetro del espejo y montar el espejo encima, de manera que se cree un halo de luz alrededor del espejo.

Lámpara PH Artichoke de Louis Poulsen

Lámpara PH Artichoke de Louis PoulsenLa lámpara de techo PH Artichoke (traducido “alcachofa”) creada por Poul Henningsen en 1958 para la compañía Louis Poulsen constituye uno de los diseños de lámparas modernas más icónicos.

La PH Artichoke fue originariamente diseñada para el restaurante de Copenhague Langelinie Pavilion, donde aún pueden verse a día de hoy. Una de sus características más celebradas es que es capaz de proyectar la luz de forma difusa y sin reflejos molestos -desde ningún ángulo- gracias a la cuidada disposición de sus 72 hojas. Estas, están sujetas a una estructura interna de 12 arcos de acero, formando 12 círculos con 6 hojas en cada uno. Como cada fila de hojas está ligeramente desplazada respecto a la anterior, las hojas se cubren unas a otras y evitan que pueda verse la luz interior.

Esta lámpara sigue comercializándose actualmente en acabados cobre, blanco y acero inoxidable con un precio entre los €6000 y los €9000, dependiendo de su tamaño (hay 3 tamaños disponibles). Su peso es considerable, por lo que debe sujetarse con cables de acero.

Cuando recientemente se cumplió el 50 aniversario de esta lámpara, Louis Poulsen lo celebró ofertando 50 unidades de la mayor PH Artichoke con hojas bañadas en oro.

Poul Henningsen (1894-1967) fue diseñador, arquitecto, periodista y escritor y una de las personalidades más importantes en la cultura danesa durante el periodo de las dos guerras. Hombre provocador pero de principios democráticos firmes, es autor de frases como “Lo único que separa al hombre del niño son los valores que ha perdido a lo largo de los años” o “La fe nunca ha movido nada en absoluto. Es la duda la que lo hace”. La lámpara PH5 también es diseño suyo.

Cómo utilizar downlights direccionables

Lámparas empotrables direccionables

Las lámparas empotrables direccionables ofrecen una gran flexibilidad

Ya vimos en un anterior artículo cómo utilizar downlights de luz vertical. En este post, nos centraremos en los downlights direccionables.

Lo mejor de utilizar un downlight direccionable para proporcionar luz reflejada en vez de un downlight vertical, es que el primero puede tener diversas funciones en tu configuración de iluminación.

Una luz direccional rebota en la pared hacia el espacio. Ésta es, de lejos, la manera más sutil de iluminar una habitación. Pero también puedes usar este tipo de iluminación para resaltar objetos como cuadros, esculturas o detalles arquitectónicos. Este modo de iluminar un espacio es mucho más recomendable que simplemente distribuir lámparas halógenas en el techo.

Elige una lámpara empotrable con un alojamiento profundo y a ser posible con fondo negro, ya que así minimizaremos los destellos. Existen modelos redondos, cuadrados y ovalados, aunque el primero es el más popular y el que se mezcla más fácilmente con el entorno. Cuidado con las formas cuadradas y ovaladas, ya que pueden resultar un foco de distracción. Mejor reservar estos modelos para una decoración contemporánea.

En cuanto al acabado exterior, lo recomendable es un color neutro. Recuerda: el objetivo es iluminar un foco de atención, no que el foco de atención sea la propia lámpara! Los acabados cromados o metálicos mejor utilizarlos en superficies de madera o en cuartos de baño.

También es posible usar lentes difusoras que difuminan los arcos o círculos de luz de la lámpara sobre la pared.

Por otra parte, el ángulo de rotación de la lámpara debe ser máximo (35º o más) para darte la mayor flexibilidad.

Finalmente, conviene elegir un transformador de calidad, ya que éste es una pieza esencial del equipamiento. Un buen transformador alargará la vida de las bombillas.

Un consejo final: menos es más. Es decir, utiliza sólo el número de downlights  que necesites. Si instalas más lámparas de la cuenta, gastarás energía inútilmente y reducirás su impacto en la iluminación.

Conceptos técnicos básicos de iluminación

A la hora de iluminar una estancia, no sólo es importante el diseño de las lámparas. A continuación te explicamos algunos conceptos técnicos que también hay que tener en cuenta, sobretodo a la hora de elegir una bombilla:

¿Qué es el flujo luminoso?

El flujo luminoso es la cantidad de luz que emite una bombilla, y su unidad es el lumen (lm). Cuando más lumens, más ilumina una bombilla.

¿Qué es la eficiencia lumínica?

La eficiencia o rendimiento lumínico la relación entre el flujo luminoso que emite una bombilla y su consumo en watios (lm/W). Por ejemplo, las bombillas led son muy eficaces, ya que iluminan mucho consumiendo muy poco.

Eficacia lumínica de los distintos tios de bombillas

¿Qué es la temperatura de color?

La temperatura de color es el color irradiado por una fuente de luz, y varía desde una luz amarilla cálida a una luz azulada fría. Este parámetro tiene un impacto muy importante en el ambiente de la estancia iluminada. Normalmente, la luz interior es cálida, mientras que para la iluminación exterior se eligen bombillas frías o neutras. Se expresa en grados Kelvin (ºK).

Temperatura de color de la luz

¿Cómo se mide la vida útil de las bombillas?

Es el tiempo estimado en horas a partir del cual el flujo luminoso empieza a decaer. En otras palabras, lo que dura una bombilla.

Vida útil de las diferentes clases de bombillas

Consejos para elegir una bombilla

Elegir la bombilla adecuada es imprescindible

¿Confuso a la hora de elegir una bombilla? A continuación te damos varias pistas para que aciertes en tu elección:

  • Elige una bombilla cálida para interiores, es decir, con una temperatura de color inferior a los 3300 K, y una bombilla fría para exteriores (por encima de 4000 K).
  • Para salones, se recomienda una iluminación de 500 lm/m2 (lumens por metro cuadrado… ver explicación abajo). Lo ideal es utilizar una bombilla de bajo consumo y luz cálida.
  • Para cuartos de baño, el flujo luminoso debe ser de unos 200 lm/m2.
  • Pasillos y zonas de paso: flujo luminoso de 150 lm/m2. Ideal una bombilla halógena de encendido rápido.
  • Zonas de trabajo y lectura: 750 lm/m2. Utilizar una bombilla con una repdocucción cromática lo más real posible.
  • Cocinas: iluminación de 200 lm/m2. Ideal bombillas de bajo consumo.
  • Zonas que deben permanecer mucho tiempo encendidas: es recomendable utilizar bombillas LED -por su bajo consumo y durabilidad- y un flujo luminoso de unos 50 lm/m2. Si lo que queremos es señalizar, el flujo deberá aumentar a 300 lm/m2.

Lo mejor que puedes hacer es que te aconsejen en tu ferretería habitual o bien elegir entre los muchos modelos que ofrecen las tiendas de lámparas online. También puedes consultar esta equivalencia entre bombillas.

Ventiladores y aire acondicionado: dos historias diferentes

Según datos de la consultora GfK y de AFEC, en 2011 el sector de consumo español del aire acondicionado sufrió una caída próxima al 25%.  Estos datos son aún peores que los de los sectores comercial y terciario/industrial, con caídas respectivas del 11% y el 20%.

El sector de los ventiladores sigue creciendo

El sector de los ventiladores sigue creciendo

Esto revierte la tendencia positiva del 2010, cuando creció un 10% -en 2009 había caído un 20%-. La explicación puede venir por la crisis y el “mal” verano -en términos meteorológicos- del año pasado.

Pero lo interesante de estas cifras es que contrastan con el hecho de que el sector de los ventiladores fue el único que creció en 2011 -un 20%!- dentro del mercado de la climatización, según datos de AFEC. A este crecimiento hay que sumar el del año anterior, cuando las ventas aumentaron un 12% y el del periodo 2008-2009, cuando el aumento fue del 30%.

En fin, buenas noticias para los que llevamos tiempo apostando por los ventiladores de techo como sistema de climatización saludable, ecológico, económico y con un valor estético añadido.

Fuente: Alimarket.es

KAISER idell: un icono del diseño alemán

En 2011 la lámpara KAISER idell cumplió 80 años. Qué mejor excusa para para revisitar una de las piezas de diseño más famosas del periodo Bauhaus, y un icono del diseño alemán.

Lámpara de escritorio KAISER idell 6631 Luxus

El creador de esta lámpara fue Christian Dell (1893-1974), un herrero alemán que trabajó en el taller de la Bauhaus de Weimar (Alemania) durante el periodo 1922-1925. Un año más tarde empezó a diseñar lámparas, principalmente para la fábrica Gebr. Kaiser & Co. En 1931 vio la luz el primer catálogo, donde se incluía el modelo 6631 Luxus, y que se convertiría en la estrella indiscutible de la serie KAISER idell.

La asimetría de la pantalla de la KAISER idell es característica de este modelo, que está fabricado en metal cromado y esmalte. Desde 2010, la compañía danesa Republic of Fritz Hansen posee los derechos de fabricación, por lo que tenemos la fortuna de poder adquirir hoy una de estas unidades -eso sí, por unos €600 (!)-. Se comercializa en los colores originales -blanco, marfil, rojo, negro y verde oscuro- y se fabrica a mano. También están disponibles las variantes de lámpara de techo, lámpara de pie y aplique de pared.

Como curiosidad, esta lámpara se hizo famosa en la serie policíaca alemana -hoy de culto- “Der Kommissar” (El Comisario), donde siempre aparecía en el escritorio del protagonista.

La KAISER idell forma parte de la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York.